viernes, 19 de diciembre de 2014

Así negociaron Estados Unidos y Cuba



La agencia de noticias EFEUSA difundió el viernes 19 de diciembre un amplio reportaje firmado desde Washington por su corresponsal Miriam Burgués que ofrece detalles hasta ahora desconocidos, de cómo se llevaron a cabo las negociaciones secretas entre Estados Unidos y Cuba.
 P121714PS-0068

Este es textualmente el despacho de EFEUSA.

Ricardo Zúñiga, uno de los negociadores del histórico acuerdo entre EEUU y Cuba, explica en una
entrevista con Efe que el presidente Barack Obama busca "abrirnuevas puertas para los cubanos" y que el apoyo del papa Franciscofue clave para crear "un ambiente de confianza" entre las partes.

Tras el "fracaso" de la política de las últimas décadas y el inicio de "reformas" en la isla, "lo que queríamos hacer era mejorar las posibilidades de ver un avance positivo dentro de Cuba", cuenta
Zúñiga, de origen hondureño y el principal asesor para Latinoamérica de Obama.

Se trata de "incrementar la posibilidad del flujo de recursos e información hacia Cuba", para "mejorar las condiciones del cubano de a pie", según Zúñiga, que encabezó junto con el consejero adjunto de
seguridad nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, la delegación estadounidense que negoció en secreto con Cuba desde junio de 2013.

De esas negociaciones nació el acuerdo anunciado este miércoles por Obama y el presidente cubano, Raúl Castro, para iniciar un proceso hacia la restauración de las relaciones diplomáticas entre
los dos países, rotas desde 1961, que contempla la apertura de embajadas en Washington y La Habana en los próximos meses.

El acuerdo incluye también la flexibilización de las restricciones a los viajes y el comercio entre EEUU y Cuba, y a las remesas que reciben los cubanos desde territorio estadounidense.
 
El intercambio comercial "va a beneficiar al pueblo cubano", que "sufre con las restricciones" vigentes en la isla, de acuerdo con Zúñiga, quien anotó que, pese al giro prometido por Obama, EEUU
seguirá siendo "crítico con la situación política y social" del país caribeño.

Las conversaciones secretas, en su mayoría celebradas en Canadá y que se prolongaron durante un año y medio, fueron "muy duras y muy claras", reveló a Efe el asesor de Obama.
P121614PS-0617

Durante su viaje al Vaticano en marzo pasado, Obama habló de esas negociaciones con el Papa, quien se mostró "muy interesado por la situación de la relación entre ambos países (...) y dispuesto a
ayudar en cierta forma", afirmó Zúñiga.

 "Cuando ya pensábamos que teníamos un arreglo que iba a ser sostenible y aceptable para las partes, nos reunimos juntos con el Vaticano, porque es un actor en el cual ambos tenemos confianza",
detalló.

 Esa "recta final" hacia el cierre del acuerdo, a falta de algunos "detalles", se produjo en octubre y Obama le dio el visto bueno tras las elecciones legislativas del 4 de noviembre, en las que la
oposición republicana se hizo con el control total del Congreso.

 "Utilizamos y manejamos varias fórmulas (para el acuerdo), ninguna de las partes consiguió todo lo que quería, de ninguna forma, pero sí pudimos tener un intercambio correcto, que fue constructivo también", apuntó Zúñiga.

En el marco del acuerdo, el contratista Alan Gross fue liberado tras haber pasado más de cinco años preso en La Habana, mientras que los tres agentes cubanos del grupo de "Los Cinco" condenados en 2001 que aún estaban encarcelados en EEUU también recuperaron la libertad
y regresaron a la isla.

Esos tres agentes fueron liberados a cambio de un espía de origen cubano que trabajó en secreto para la CIA, identificado como Rolando Sarraff Trujillo y que estuvo preso en la isla durante casi 20 años.

 Según Zúñiga, Obama y Raúl Castro "no participaron directamente en ninguna de las conversaciones", pero estaban "muy bien informados" de la situación por sus respectivos equipos.

 Ambos hablaron por teléfono durante aproximadamente una hora este martes, un día antes del anuncio del acuerdo, y esa conversación supuso el primer contacto entre los líderes de ambos países en más de medio siglo.

Obama y Castro coincidieron en diciembre pasado en el funeral del expresidente sudafricano Nelson Mandela en Johannesburgo, donde se dieron un apretón de manos.

Como dijo este miércoles en su discurso sobre el cambio de política hacia Cuba, Obama espera que el Congreso, que desde enero estará controlado totalmente por los republicanos, inicie un debate
"serio y honesto" sobre el embargo económico unilateral impuesto a la isla en 1961, durante la presidencia de John F. Kennedy.

Pese a que existen pocas posibilidades de que eso ocurra, "hay muchos republicanos que apoyan las medidas" de Obama y "que piensan que, a través del intercambio comercial y personal entre nuestros
pueblos, podemos avanzar todo lo que no se ha avanzado" en más de medio siglo, enfatizó Zúñiga.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

El anuncio de Obama y la nueva política hacia Cuba


(Versión en español de la Casa Blanca)
Hoy, Estados Unidos está tomando medidas históricas para trazar un nuevo rumbo en nuestras relaciones con Cuba y para un mayor compromiso y empoderamiento del pueblo cubano. Estamos separados por 90 millas de mar, pero unidos gracias a las relaciones entre los dos millones de cubanos y cubano-americanos que viven en Estados Unidos y los 11 millones de cubanos que comparten una esperanza similar de llevar a Cuba a un futuro más prometedor.

Está claro que décadas de aislamiento de Cuba por parte de EE. UU. no han conseguido nuestro prolongado objetivo de promover el surgimiento de una Cuba estable, próspera y democrática. En determinados momentos, esta política de larga data de los EE. UU. en relación con Cuba ha provocado un aislamiento regional e internacional de nuestro país, restringido nuestra capacidad para influenciar el curso de los acontecimientos en el hemisferio occidental e imposibilitado el uso de toda una gama de medidas que Estados Unidos puede utilizar para promover un cambio positivo en Cuba.

A pesar de que esta política se basó en la mejor de las intenciones, su efecto ha sido prácticamente nulo: en la actualidad, Cuba es gobernada por los hermanos Castro y el partido comunista, igual que en 1961.

No podemos seguir haciendo lo mismo y esperar obtener un resultado diferente. Intentar empujar a Cuba al abismo no beneficia a Estados Unidos ni al pueblo cubano. Hemos aprendido por propia experiencia que es mejor fomentar y respaldar las reformas que imponer políticas que convierten a los países en estados fallidos.

Hoy, al tomar estas medidas, hacemos un llamamiento a Cuba para que desencadene el potencial de 11 millones de cubanos, poniendo punto final a las innecesarias restricciones impuestas a sus actividades políticas, sociales y económicas. Con ese mismo espíritu, no debemos permitir que las sanciones de EE. UU. impongan una carga aún mayor a los ciudadanos cubanos a los que estamos intentando ayudar.

Hoy vamos a renovar nuestro liderazgo en el continente americano. Vamos a levar el ancla del pasado, porque es absolutamente necesario para alcanzar un futuro mejor: para nuestros intereses nacionales, para las personas que viven en Estados Unidos y para el pueblo cubano.

Componentes clave de la nueva política de Estados Unidos hacia Cuba


Desde que asumió el cargo en 2009, el Presidente Obama ha tomado medidas dirigidas a apoyar la capacidad del pueblo cubano de tener mayor control sobre sus propias vidas y determinar el porvenir de su país.
Hoy, el Presidente anunció medidas adicionales para poner fin a nuestro enfoque obsoleto y promover de manera más eficaz la implantación de cambios en Cuba, dentro de un marco acorde con el apoyo de EE. UU. al pueblo cubano y en consonancia con los intereses de seguridad nacional de EE. UU. Entre los elementos principales del nuevo enfoque del Presidente cabe mencionar los siguientes:

Establecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba
• El Presidente ha ordenado al Secretario de Estado que inicie conversaciones con Cuba de manera inmediata a fin de restablecer las relaciones diplomáticas entre los dos países, que rompimos en enero de 1961.
En los próximos meses, volveremos a abrir una embajada en La Habana y realizaremos intercambios y visitas de alto nivel entre nuestros dos gobiernos como parte del proceso de normalización. Como primer paso, la Subsecretaria de Estado Adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental encabezará la delegación de Estados Unidos en la próxima ronda de negociaciones sobre Migración entre EE. UU. y Cuba, en enero de 2015 en La Habana.
El compromiso de EE.UU. será de carácter crítico siempre que corresponda, e incluirá un apoyo continuo y sólido que perseguirá la mejora de las condiciones en materia de derechos humanos y la implementación de reformas democráticas en Cuba, además de otras medidas dirigidas a promover un mejoramiento de la situación para el pueblo cubano.
Estados Unidos colaborará con Cuba en temas de interés mutuo que promuevan los intereses nacionales de EE. UU., como migración, operaciones antidroga, protección medioambiental y tráfico de personas, entre otros.

Reforma del marco normativo para empoderar al pueblo cubano con mayor eficacia
Los cambios que anunciamos hoy serán implementados pronto mediante enmiendas de las normas del Departamento del Tesoro y el Departamento de Comercio. Los cambios introducidos por nuestra nueva política potenciarán aún más nuestro objetivo de empoderar al pueblo cubano.
Nuestras políticas en materia de viajes y remesas están ayudando a los cubanos al brindarles nuevas fuentes de información, oportunidades de trabajar como autónomos y acceso a bienes de propiedad privada, además de fortalecer a la sociedad civil independiente.
Estas medidas servirán para fomentar aún más los contactos personales, respaldar con mayor fuerza a la sociedad civil en Cuba y seguir mejorando el intercambio de información entre los cubanos y el flujo de información hacia y desde la isla. Las personas deben cumplir con todas las disposiciones de las normas enmendadas: las infracciones de los términos y condiciones serán sancionadas con arreglo a las leyes de EE. UU.

Favorecimiento de la ampliación de los permisos generales de viaje a Cuba para las 12 categorías existentes autorizadas por la ley
Se otorgarán licencias generales a todos los viajeros autorizados que se encuentren en alguna de las siguientes categorías existentes: (1) visitas familiares; (2) actividades oficiales del gobierno de EE. UU., gobiernos extranjeros y determinadas organizaciones intergubernamentales; (3) actividades periodísticas; (4) investigación profesional y reuniones profesionales; (5) actividades educativas; (6) actividades religiosas; (7) espectáculos públicos, clínicas, talleres, torneos deportivos y demás competiciones y exhibiciones; (8) actividades de apoyo al pueblo cubano; (9) proyectos humanitarios; (10) actividades de fundaciones privadas o de instituciones educativas o de investigación; (11) exportación, importación o transmisión de información o materiales informativos; y (12) determinadas transacciones de exportación que pueden ser susceptibles de autorización conforme a las normas y pautas existentes.
Los viajeros que estén incluidos en las 12 categorías de viaje a Cuba autorizadas por ley podrán hacer arreglos de viaje a través de cualquier proveedor que cumpla con las normas de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Office of Foreign Assets Control, OFAC) del Departamento del Tesoro de EE. UU. en materia de servicios de viajes a Cuba, y las licencias generales autorizarán la prestación de dichos servicios.
 La nueva política hace que sea más fácil para las personas que viven en Estados Unidos brindar capacitación comercial a las empresas privadas cubanas y a los pequeños agricultores, además de proporcionar apoyo adicional para el crecimiento del naciente sector privado cubano. Se estudiarán diferentes medidas adicionales dirigidas a fomentar el crecimiento de los emprendimientos y del sector privado en Cuba.

Facilitación del envío de remesas a Cuba por personas de EE. UU. 
 Se elevará el límite de los niveles de las remesas de $500 a $2.000 por trimestre, para las remesas de donativos a ciudadanos cubanos (quedarán excluidos ciertos funcionarios del gobierno o del partido comunista); y ya no requerirán una licencia específica las remesas de donativos para proyectos humanitarios, apoyo al pueblo cubano y actividades de respaldo al desarrollo de empresas privadas en Cuba.
Los expedidores de remesas ya no requerirán una licencia específica.

Autorización de expansión de ventas y exportaciones comerciales de ciertos bienes y servicios desde los Estados Unidos
La expansión tratará de empoderar al naciente sector privado cubano. Los artículos que estarán autorizados para exportación incluyen ciertos materiales de construcción para la construcción privada residencial, artículos para uso del sector privado de empresarios cubanos, y equipo agrícola para los pequeños agricultores. Este cambio hará que sea más fácil que los ciudadanos cubanos tengan acceso a ciertos bienes con precios más bajos, para así mejorar su nivel de vida y obtener una mayor independencia económica del Estado.

Autorización para que las personas que viven en Estados Unidos importen bienes adicionales de Cuba
Los viajeros con licencia que vayan a Cuba tendrán la autorización de importar $400 dólares en bienes desde Cuba, de los cuales no más de $100 pueden consistir en productos de tabaco y alcohol, combinados.

Facilitación de transacciones autorizadas entre Estados Unidos y Cuba
Se permitirá que las instituciones de EE. UU. abran cuentas corresponsales en instituciones financieras cubanas para facilitar el procesamiento de transacciones autorizadas.
Se revisará la definición reglamentaria del término legal "efectivo por adelantado" para especificar que significa "efectivo antes de la transferencia de un título", lo que proporcionará una financiación más eficiente del comercio autorizado con Cuba.
Se permitirá que los viajeros a Cuba usen tarjetas de crédito y débito de EE. UU.
Estas medidas mejorarán la velocidad, eficiencia y supervisión de los pagos autorizados entre Estados Unidos y Cuba.

Inicio de nuevos esfuerzos para incrementar el acceso de Cuba a las comunicaciones y su capacidad para comunicarse de manera libre
• Cuba tiene una penetración de internet de alrededor de cinco por ciento, lo cual es una de las tasas más bajas en el mundo. El costo de las telecomunicaciones en Cuba es exorbitantemente alto, mientras que los servicios que se ofrecen son en extremo limitados.
Se autorizará la exportación comercial de ciertos artículos que contribuirán a la capacidad de los cubanos para comunicarse con personas en Estados Unidos y el resto del mundo. Esto incluirá la venta comercial de ciertos dispositivos de comunicaciones para el consumidor, software relacionado, aplicaciones, hardware y servicios, y artículos para establecer y actualizar los sistemas relacionados con las comunicaciones.
Se permitirá que los proveedores de telecomunicaciones establezcan los mecanismos necesarios en Cuba, incluida la infraestructura, para proporcionar telecomunicaciones comerciales y servicios de internet, lo que mejorará las telecomunicaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Actualización de la aplicación de sanciones a Cuba en terceros países
  Las entidades que son propiedad o controladas por los EE. UU. en terceros países generalmente tendrán licencia para prestar servicios a, y participar en transacciones financieras con, individuos cubanos en terceros países . Además, las licencias generales desbloquearán las cuentas de ciudadanos cubanos en bancos de EE. UU., que se hayan trasladado fuera de Cuba; permitirá que los ciudadanos de EE. UU. participen en reuniones y conferencias profesionales de países terceros relacionadas con Cuba; y permitirá que embarcaciones extranjeras entren a los Estados Unidos después de participar en cierto comercio humanitario con Cuba, entre otras medidas.

Establecimiento de negociaciones con los gobiernos de Cuba y México para discutir la frontera marítima no resuelta en el Golfo de México
 Los acuerdos previos entre Estados Unidos y Cuba delimitan el espacio marítimo entre los dos países dentro de 200 millas náuticas desde la costa. Los Estados Unidos, Cuba y México extendieron su plataforma continental en un área dentro del Golfo de México en donde los tres países aún no delimitan frontera alguna.
 Los Estados Unidos están preparados para invitar a los gobiernos de Cuba y México a negociar las fronteras marítimas compartidas en el Golfo de México.

Inicio del proceso de revisión de la designación de Cuba como Estado Patrocinador del Terrorismo
· El Presidente ha ordenado al Secretario de Estado que inicie de inmediato dicho proceso de revisión y que le proporcione un informe en un plazo de seis meses sobre la implicación de Cuba en actividades de apoyo al terrorismo internacional. Cuba pasó a engrosar la lista en 1982.

Discusión de la participación de Cuba en la Cumbre de las Américas 2015 en Panamá
El Presidente Obama participará en la Cumbre de las Américas en Panamá.
Los derechos humanos y la democracia serán temas clave del encuentro. Se debe permitir que la sociedad civil cubana participe junto con las sociedades civiles de otros países que participan en la cumbre, en consonancia con los compromisos de la región conforme a la Carta Democrática Interamericana. Los Estados Unidos le dan la bienvenida al diálogo constructivo entre los gobiernos de la cumbre con respecto a los principios de la cumbre.

Apoyo inamovible a la democracia, los Derechos Humanos y la sociedad civil
Un punto crucial de nuestro mayor compromiso incluirá un apoyo fuerte de los Estados Unidos para que haya mejores condiciones de derechos humanos y reformas democráticas en Cuba. La promoción de la democracia apoya los derechos humanos universales al empoderar a la sociedad civil y el derecho de las personas a hablar libremente, reunirse y asociarse de manera pacífica, y al apoyar la capacidad de la gente para determinar su futuro de forma libre. Nuestros esfuerzos se concentran en promocionar la independencia de los cubanos para que no tengan que depender del Estado cubano.
El Congreso de EE. UU. financia programas de fomento de la democracia en Cuba para proporcionar asistencia humanitaria, promocionar los derechos humanos y libertades fundamentales y apoyar la libre circulación de información en lugares en donde está restringida y censurada. La administración continuará implementando programas de EE. UU. enfocados en promover el cambio positivo en Cuba, y alentará las reformas en nuestros contactos de alto nivel con las autoridades cubanas.
Los Estados Unidos alientan a todas las naciones y organizaciones que participan en un diálogo diplomático con el gobierno de Cuba, a que aprovechen cada oportunidad para apoyar tanto de manera pública como privada un mayor respeto por los derechos humanos y libertades fundamentales en Cuba.
A fin de cuentas, serán los cubanos quienes lleven a cabo las reformas económicas y políticas. Es por eso que el Presidente Obama tomó medidas a fin de incrementar el flujo de recursos e información a los cubanos comunes en 2009, 2011, y ahora. Los cubanos merecen el apoyo de los Estados Unidos y de toda una región que se ha comprometido a promover y defender la democracia por medio de la Carta Democrática Interamericana.

El Vaticano mediador entre EE.UU y Cuba

Este es el comunicado de prensa que difundió hoy la Sala de Prensa del Vaticano en relación con la gestión mediadora del Papa Francisco en las conversaciones secretas entre Estados Unidos y Cuba.



Comunicado de la Secretaría de Estado

 El Santo Padre se complace vivamente por la histórica decisión de los Gobiernos de los Estados Unidos de América y de Cuba de establecer relaciones diplomáticas, con el fin de superar, por el interés de los respectivos ciudadanos, las dificultades que han marcado su historia reciente.

 En el curso de los últimos meses, el Santo Padre Francisco ha escrito al Presidente de la República de Cuba, el Excelentísimo Señor Raúl Castro, y al Presidente de los Estados Unidos, el Excelentísimo Señor Barack H. Obama, invitándoles a resolver cuestiones humanitarias de común interés, como la situación de algunos detenidos, para dar inicio a una nueva fase de las relaciones entre las dos Partes.

La Santa Sede, acogiendo en el Vaticano, el pasado mes de octubre, a las Delegaciones de los dos Países, ha querido ofrecer sus buenos oficios para favorecer un diálogo constructivo sobre temas delicados, del que han surgido soluciones satisfactorias para ambas Partes.

 La Santa Sede continuará apoyando las iniciativas que las dos Naciones emprenderán para acrecentar sus relaciones bilaterales y favorecer el bienestar de sus respectivos ciudadanos.
Vaticano, 17 de diciembre de 2014
[02096-04.01] [Texto original: Italiano]
[B0968-XX.01]

http://www.news.va/es/news/228390

DECISION HISTORICA. EE.UU y Cuba normalizan sus relaciones diplomáticas

En una decisión tan histórica como controversial, el Presidente de Estados Unidos anunció este miércoles 17 de diciembre restablecer las relaciones diplomáticas con Cuba, que fueron suspendidas en 1961, cuando la Revolución Cubana derive hacia el marxismo leninismo que lidereaba entonces la ex Unión Soviética.

En La Habana, el gobernante cubano Raúl Castro, dirigió una alocución al país para explicar ese nuevo rumbo entre los dos países.

El anuncio abre un abanico de interrogantes que todavía es muy temprano para comenzar a despejar. Quizás las más importantes son:

_ El futuro de la Ley de Ajuste Cubano.
_ El turismo de estadounidenses a Cuba y con ello la aperture al sector empresarial turistico de Estados Unidos. Eso incluiría, hoteles, viajes comerciales y cruceros, etc.
_ Los privilegios migratorios que disfrutan los cubanos, y que incluye el otorgamiento de 20,000 visas anuales como inmigrantes a los residents de la isla.
_ La deportación a Cuba de cerca de 50,000 cubanos que han cometido delitos serios en Estados Unidos y tienen ordenes de deportación.

Pendiente queda el espinoso tema comercial que depende del Congreso de Estados Unidos y otro largo rosario de diferencias, que no vienen al caso comentar ahora.

El Timbeke publicará todo lo relacionado con el tema. En las próximas horas, cuando la marea desatada por la noticia, se calme en ambos lados del Estrecho de la Florida.

De momento solo queda desear lo major para el futuro de Cuba y también de Estados Unidos.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Los jóvenes que disienten de sus padres, con miedo pero escriben...

Tomado del Blog Cuba Profunda, que lo pescó en la blogosfera de La aldea maldita...
El Timbeke también sale a pescar.




El principal problema de mis padres y de toda su generación tiene que ver con el silencio, o mejor dicho, con el miedo a la expresión. Nacieron en la década de 1960, en medio de la triunfante Revolución Cubana, bajo el sitio del imperio más grande del mundo. Sus propias circunstancias los determinaron como son: seres pragmáticos que prefieren no «meterse en problemas» porque «uno no va a resolver nada». A veces mis padres están de acuerdo conmigo, pero prefieren el silencio, la sobria tranquilidad de las noches plácidas. Un mecanismo humano de sobrevivencia les ayuda a olvidar las tragedias cotidianas —el salario, la carestía, los precios…— para dormir en paz.
Así, yo tengo que debatirme entre la complacencia de ellos y mis convicciones. (Su complacencia tiene que ver con mi bienestar. Mi bienestar tiene que ver con mi pensamiento. Mi pensamiento tiene que ver con mi expresión).
En la Universidad me enseñaron a pensar, y a estas alturas ya no puedo limitar las terribles elucubraciones de mi mente. Necesito causas y efectos, análisis de beneficios, riesgos, contexto, antecedentes y hasta catarsis. Naturalmente no puedo ser panglossianista, y al final, mis padres tampoco: ellos saben que el mejor de los mundos posibles no existe, por lo menos en la realidad.
En los últimos tiempos algunos amigos o conocidos fueron acusados de no ser exactamente revolucionarios, pues habían publicado sus opiniones en internet. Se les ha dicho, una vez más, que están en lo correcto pero en el lugar equivocado. Los inquisidores no saben que este trágico mundo funciona como aldea global, unas cuatro esquinas donde todo se sabe. El filósofo Marshall McLuhan (que perdone mi vulgarización) lo dejó claro en la propia década del 60 del pasado siglo. Internet y las telecomunicaciones convirtieron a este planeta en un espacio barriotero sin secretos, propicio al chisme y a la sospecha. Aquí se supone que no se debe decir para que no se pueda saber. Pero más tarde o más temprano, según la lógica del barrio, todo se sabe en todas partes.
Sin embargo, yo presumo que la confusión está asociada a la semántica: en Cuba hemos ido provocando un desplazamiento en el significado de las palabras revolucionario y disidente. Muchos de los revolucionarios canónicos tienen un discurso anquilosado, defienden a toda costa los principios verticales, por lo general prohíben, censuran o limitan mientras enarbolan las causas más justas. Hay un lujo que no puede darse la revolución: no puede, precisamente, dejar de ser revolucionaria. El trovador Silvio Rodríguez, en su Segunda Cita, dice: «superen la erre de revolución».
Por otro lado, se ha obsequiado el término disidencia a la oposición remunerada. Nadie pensó que disentir es más revolucionario que asentir. La unanimidad parece falsa. En una sociedad necesariamente diversa la contradicción, el debate y la crítica constituyen la única fuente posible de los cambios revolucionarios. Lo otro es la espiral del silencio, o qué sé yo.
Ahora mismo, si me manifiesto en contra de los precios de los automóviles en Cuba (dispuestos hace poco por el Estado), ¿en qué bando me sitúan? ¿Disidente, joven hipercrítico, o revolucionario impenitente? Si critico la terrible relación entre el salario de mi madre y «el precio de la vida», ¿soy inadecuado?
La principal diferencia entre mis padres y yo tiene que ver con la expresión. Ellos asumieron el mundo que les tocó y punto. Ellos padecen y callan. Yo padezco y no puedo callar. Sin embargo, carne de su carne al fin, los comprendo: mientras escribo yo también tengo miedo.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Diario español ABC:Cuba, una dictadura irreformable.

El diario español ABC publica este sábado en su sección Internacional dos análisis sobre la situación cubana, firmados por Carmen Muñoz, en el marco de la visita que realizará a Cuba el ministro español de Relaciones Exteriores, José Manuel García-Margallo.

El Timbeke reproduce en este espacio ambos artículos para beneficio de aquellos que no tienen la posibilidad de entrar a las páginas del diario español. En cualquier caso este es el link para acceder a ellos.


Cuba recibe mañana, domingo, a José Manuel García-Margallo, el primer jefe de la diplomacia española que visita la isla desde 2010, en un momento en que la Unión Europea explora la posibilidad de llegar a un acuerdo de asociación con La Habana, cuando sus médicos están desplegados en el epicentro africano del ébola y Colombia empezó a negociar la paz en su territorio. Sin embargo, los «éxitos» del régimen de los Castro en el ámbito internacional no se traducen en el nacional.
Cuba se ha visto abocada a unas reformas económicas que no terminan de despegar y sigue siendo una «dictadura totalitaria comunista», en palabras a ABC del reconocido disidente Óscar Elías Biscet, «en la que una camarilla dirigida por los Castro viola flagrantemente los derechos humanos mientras el pueblo lucha por conquistar esos derechos». Margallo visita un país que todavía tiene en sus cárceles a más de un centenar de presos políticos, unos 110, según cifras de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.
A su llegada al poder en febrero de 2008, tras la grave enfermedad de su hermano Fidel (88 años), Raúl Castro (83 años) se vio obligado a emprender una serie de cambios económicos –nunca políticos, dejaron claro– que sacaran al país del «borde del precipicio».
En la «actualización del modelo socialista» destaca la creación de cooperativas privadas –que no han evitado que Cuba deje de importar el 80% de los alimentos de la cesta de la compra–, la concesión de permisos a medio millón de cubanos para crear pequeños negocios (los llamados «cuentapropistas») y el intento de reducir el papel del Estado en la economía y en la vida diaria. «Un sistema probadamente ineficiente no puede ser actualizado, mucho menos con medidas inconexas, parciales y muchas prohibiciones, como demuestra la incapacidad de alcanzar eficiencia, elevar la producción y motivar a los trabajadores», apuntó en este sentido la periodista independiente Miriam Leiva.
Al mismo tiempo, la anunciada unificación del sistema monetario y cambiario no termina de fraguarse. Para reducir la excesiva dependencia en el inestable Gobierno venezolano –que le suministra más de 100.000 barriles de crudo diarios en condiciones muy ventajosas–, el régimen cubano aprobó el pasado junio la Ley de Inversiones Extranjeras para atraer capital y envió delegaciones por todo el mundo para presentar sus proyectos en el Puerto del Mariel, la joya de la corona. Pero la prueba más evidente de que las condiciones de vida de los cubanos no han mejorado es que en los últimos meses han aumentado los emigrantes ilegales cubanos, muchos de ellos «balseros». (Un 75% entre 2013 y 2014 en el caso de Estados Unidos).

Consenso de la disidencia

En los últimos tiempos, la disidencia se ha puesto de acuerdo en «cuatro puntos básicos» que activistas como Dagoberto Valdés o Elizardo Sánchez coinciden en que es «el mayor nivel de consenso alcanzado hasta ahora». En los llamados «puntos de consenso de la sociedad civil cubana» reclaman la liberación de todos los presos políticos, el fin de la represión, la ratificación de los pactos internacionales de derechos humanos y el reconocimiento de la sociedad civil cubana como legítimo interlocutor.
Las Damas de Blanco y el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, entre otros, han enviado cartas a Margallo para pedirle que les reciba o que «no rebaje su nivel de exigencia» en materia de derechos humanos. Pero en principio no parece que un encuentro con opositores figure en la agenda del ministro. Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, le quería explicar los casos de Sonia Garro, en prisión desde hace casi tres años y a la espera de juicio, y de Haydée Gallardo, encarcelada desde el pasado mayo como su marido, Ángel Figueredo. Garro y Gallardo pertenecen a esta organización de mujeres defensoras de los derechos humanos.
En el plano político, todo sigue igual, con Fidel y Raúl Castro al frente. Pese a sus limitaciones. Una nueva generación de militares, con el coronel Alejandro Castro Espín al frente, podría estar preparándose para el relevo.

Cinco décadas de castrismo

Fidel y Raúl Castro, al mando
Fidel y Raúl Castro, de 88 y 83 años respectivamente, siguen al frente de la dictadura cubana. El general Castro no ha tenido más remedio que abrir la economía para la supervivencia del régimen. Pero han dejado claro que de cambios políticos y libertades para los ciudadanos, nada.
Economía en ruinas
Raúl Castro insiste en que los cambios en la economía se introducirán «sin prisa, pero sin pausa». Mientras los cubanos se desesperan con la carencia de alimentos o medicinas y su aliada Venezuela se tambalea, el Gobierno ha puesto las esperanzas en la inversión extranjera. El Gobierno asegura que necesita unas inversiones extranjeras directas por valor de 2.000-2.500 millones de dólares anuales (1.600-2.000 millones de euros) para que la economía despegue. El pasado julio, La Habana redujo las expectativas de crecimiento económico a un 1,4% para todo 2014. En el primer semestre la economía creció un 0,6%, según datos oficiales.
Derechos humanos, la gran asignatura pendiente
En los últimos meses, la policía política parece haber reducido el número de arrestos, según el balance mensual de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional: de más de mil al mes ha pasado a más de 400. Pero la represión sigue en forma de amenazas, agresiones físicas, campañas de difamación, presiones a los familiares...
Sin medios libres, ni internet para todos
El régimen cubano controla todos los medios de comunicación y el acceso a internet en la isla. Decide quién puede acceder y a qué contenidos. En los llamados «cibercafés» o en los hoteles hay cierta libertad, pero no todos los cubanos pueden pagar una hora de internet con un salario medio de 15 euros al mes.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Cayo Esquivel como si fuera Varadero

Excelente crónica de esta joven periodista del diario Escambray de la provincia de Sancti Spiritus.

Una narración profunda, escrita con frescura y talento: Lo más parecido al paraíso. El Timbeke la reproduce al tiempo que le da las gracias a la autora de Cuba Profunda, Giselle Morales Rodríguez, esa joven periodista que puede contarse entre las mejores narradoras de la Cuba de hoy.En lo adelante cuando visite el restaurante del mismo nombre aquí en Miami, voy a indagar si sus dueños son de Isabela de Sagua...Cayo Esquivel.

Tomo prestadas sus fotos, las mismas que aparecen en su blog, que puede encontrar aquí.

Lo más parecido al paraísoUtopía



Cayo Esquivel era el paraíso: las blanquísimas arenas de Varadero sin el recalo de pomos o latas viejas; la vegetación de Varadero sin los hoteles metiendo sus narices como vecinos intrusos por entre las caletas; la luz y el olor a salitre de Varadero, pero sin el agobio que siempre ha provocado el turismo. Cayo Esquivel era lo más parecido al paraíso. O todavía lo es, solo que ahora no sabes si sigue así, exactamente.
Para conquistar aquel recodo bucólico, donde las familias de la high tenían en los años 50 sus casas de veraneo, debes abordar una patana en los muelles de Isabela de Sagua, fijar rumbo norte y disfrutar un trayecto que, al menos tú, obnubilada con los espejismos de la nostalgia, recuerdas hasta con delfines y leyendas de naufragios.
“En el cayo de allá dicen que los piratas enterraron un tesoro… ¿Ven aquellos mangles? Pues ahí va la gente a buscar ostiones… Cuentan que en esa franja de tierra estuvieron tres pescadores perdidos una semana entera…”. Ciertas o no, las fabulaciones del guía, isabelino necesariamente, en última instancia sirven para despistar el mareo, esa sensación de náusea que no se quita sino hasta mucho tiempo después, cuando dejas de luchar contra las veleidades del agua y el nudo en el estómago cede.
De islote en islote, vestigios del delta hoy sumergido del río Sagua, se llega a Esquivel. O se llegaba, no lo tienes claro. Cuando la patana entronca en el muelle no puedes creer que has dejado la seguridad de tierra firme —todo lo firme que puede ser la tierra desprendida del continente— para desembarcar en un reservorio de mangle y mosquitos. Solo mangle y mosquitos a derecha e izquierda durante un rato, hasta que el mangle se acaba abruptamente y te hundes hasta los tobillos en la arena. Frente a ti, la duna casi virgen y, más allá, el azul del mar abierto.
Entonces te frenan en seco: “Ven para ponerte un pullover sobre la trusa… No te lo quites que casi no hay sombra… Mira que hasta por la tarde vamos a estar en este resistero”. Pero son por gusto las advertencias, básicamente porque tienes siete años, la edad que aterroriza a tus padres porque preguntas de más y te quitan la leche de la libreta; y con siete años, libre en una isla desierta y esa piel de europea no queda más remedio que achicharrarte y aguantar, una vez de regreso, las reprimendas de Anita. Que te lo advirtió protesta, mientras enjuaga tu espalda con sahumerios de vinagre.
Pero lo que pase en la noche no interesa en lo absoluto. Ahora te deslumbras con ese paraíso que parece orquestado solo para ti y para los cinco o seis muchachos que vienen, como tú, con sus padres; ni siquiera para los mayores, que apenas se mojan las pantorrillas en el mar y andan enredados con sus ollas de comida y sus resabios de adultos: la escasez que se avecina, las provisiones que se acaban, la caída de cierto muro.
Ahora tienes a Esquivel enfrente, y no sabes por qué comienzas a recoger hojas de caletas; a guardar caracoles y conchas en un pomo de refresco; a cerrar los ojos y tatuar en el recuerdo la línea sinuosa de la costa, la lengua de arena blanca que se pierde de pronto, detrás de unos pinos, y el color violáceo de las nubes que se despeñarán sobre la embarcación apenas enrumbe de vuelta hacia Isabela.
Lo grabas todo en esa memoria de elefante que Dios te dio. Y haces bien, porque con siete años no lo imaginas, pero apenas unos meses más tarde vendrá la crisis de los balseros y los cayos que viste en el trayecto se llenarán de botes, chapines y barcas improvisadas que saldrán en estampida sin rumbo ni concierto.
Esquivel era lo más parecido al paraíso. Quizás todavía lo es, pero tan al norte que ya no tienes forma de saberlo.