viernes, 20 de enero de 2017

Discurso inaugural de Donald J Trump como presidente de Estados Unidos

Este es el discurso completo que Donald Trump dio tras prestar juramento como el presidente 45 de Estados Unidos.

“Presidente de la Corte Suprema de Justicia (John) Roberts, presidente (Jimmy) Carter, presidente (Bill) Clinton, presidente (George W.) Bush, presidente (Barack) Obama, compatriotas y gente del mundo: gracias.
Nosotros, ciudadanos de Estados Unidos, nos hemos unido ahora en un gran esfuerzo nacional para reconstruir a nuestro país y para restaurar su promesa para todo nuestro pueblo.
Juntos, definiremos el rumbo de Estados Unidos y del mundo en los años que vendrán. Enfrentaremos retos. Afrontaremos dificultades. Pero haremos el trabajo.
Cada cuatro años, nos reunimos en estos escalones para realizar una transferencia pacífica y ordenada del poder, y estamos agradecidos con el presidente Obama y con la primera dama Michelle Obama por su amable ayuda durante esta transición. Han sido magníficos.
La ceremonia de hoy, sin embargo, tiene un significado muy especial. Porque hoy no solamente estamos transfiriendo el poder de un gobierno a otro, o de un partido a otro, estamos transfiriendo el poder de Washington para devolvérselo a ustedes, ciudadanos estadounidenses.



Por mucho tiempo, un pequeño grupo en la capital de nuestra nación se ha beneficiado de las recompensas del gobierno, mientras la gente ha asumido el costo. Washington floreció, pero la gente no compartió esa riqueza. Los políticos prosperaron, pero se perdieron trabajos y las empresas cerraron. El establecimiento se protegió a sí mismo, pero no a los ciudadanos de nuestro país.
Las victorias de ellos no fueron sus victorias; los triunfos de ellos no fueron sus triunfos; y mientras ellos celebraron en la capital de nuestra nación, las familias con dificultades económicas tenían poco que celebrar en todo nuestro país.
Todo eso cambia aquí mismo y ahora mismo, porque este momento es su momento: les pertenece a ustedes. Les pertenece a todos los que se reunieron hoy aquí y a todos los que lo ven a lo largo de Estados Unidos.
Este es su día. Esta es su celebración.
Y este, Estados Unidos de América, es su país.
Lo que de verdad importa no es qué partido controla nuestro gobierno, sino que nuestro gobierno sea controlado por la gente.
El 20 de enero del 2017 será recordado como el día en que el pueblo volvió a controlar esta nación.
Los hombres y mujeres olvidados de nuestro país ya no serán olvidados. Todo el mundo los escucha ahora. Ustedes vinieron por decenas de millones de personas para ser parte de un movimiento histórico que el mundo nunca ha visto.
En el centro de ese movimiento hay una creencia fundamental: que una nación existe para servirles a sus ciudadanos.
Los estadounidenses quieren grandes escuelas para sus hijos, barrios seguros para sus familias y buenos trabajos para ellos mismos. Son las demandas justas y razonables de personas rectas.
Pero para muchos de nuestros ciudadanos existe una realidad diferente: madres e hijos atrapados en la pobreza en nuestros centros urbanos; empresas oxidadas y dispersas como lápidas en todo el territorio nacional; un sistema educativo lleno de dinero, pero que priva a nuestros bellos y jóvenes estudiantes del conocimiento, y el crimen, las pandillas y las drogas que han robado muchas vidas y le han arrebatado a nuestro país un enorme potencial.
Esta masacre estadounidense se detiene aquí mismo y ahora mismo.
Somos una nación y su dolor es nuestro dolor. Sus sueños son nuestros sueños y sus éxitos serán nuestros éxitos. Compartimos un corazón, un hogar y un destino glorioso.



El juramento que presté hoy es un juramento de obediencia a todos los estadounidenses.
Por muchas décadas hemos enriquecido a la industria extranjera a expensas de la industria estadounidense; subsidiado las armas de otros países, mientras permitíamos la reducción y el deterioro de nuestro ejército; defendimos las fronteras de otras naciones, mientras nos negamos a defender las nuestras, y gastamos billones de dólares en el exterior mientras la infraestructura de Estados Unidos se deterioró y cayó en mal estado.
Hicimos ricas a otras naciones mientras la riqueza, fortaleza y confianza de nuestro país desapareció del horizonte. Una a una, las empresas cerraron y dejaron nuestras costas, sin pensar en los millones y más millones de trabajadores estadounidenses que dejaron atrás.
La riqueza de nuestra clase media fue sacada de sus hogares y luego redistribuida a lo largo del mundo entero.
Pero ese es el pasado y ahora solo estamos mirando hacia el futuro. Estamos reunidos hoy aquí para expedir un nuevo decreto que debe ser escuchado en cada ciudad, en cada capital extranjera y en cada pasillo del poder. De hoy en adelante, una nueva visión gobernará nuestra tierra. Desde este momento, solo Estados Unidos será primero.
Cada decisión sobre comercio, impuestos, inmigración, relaciones exteriores, será tomada para beneficiar a los trabajadores estadounidenses y a las familias estadounidenses.
Debemos proteger nuestras fronteras de las devastaciones de otros países que hacen nuestros productos, roban a nuestras empresas y destruyen nuestros trabajos. La protección nos llevará a una gran prosperidad y fortaleza.
Lucharé por ustedes con cada respiración de mi cuerpo y nunca, nunca los dejaré caer.
Estados Unidos comenzará a ganar de nuevo, ganará como nunca antes lo ha hecho.
Recuperaremos nuestros trabajos. Recuperaremos nuestras fronteras. Recuperaremos nuestra riqueza. Y recuperaremos nuestros sueños.
Construiremos nuevas vías, y autopistas, y puentes, y aeropuertos, y túneles, y vías férreas a lo largo de nuestra maravillosa nación. Sacaremos a nuestra gente de la ayuda social y la regresaremos al trabajo, reconstruyendo nuestro país con manos estadounidenses y trabajadores estadounidenses.
Seguiremos dos reglas simples: compra estadounidense y contrata estadounidense.
Intentaremos ser amigos y mostrar buena voluntad con las naciones del mundo, pero lo haremos en el entendido de que todas las naciones tienen derecho a poner sus intereses primero.
No buscamos imponer nuestro estilo de vida a nadie, preferimos que brille como un ejemplo a seguir para todos.
Reforzaremos viejas alianzas y formaremos nuevas y uniremos al mundo civilizado contra el terrorismo radical islámico, que vamos a erradicar completamente de la faz de la tierra.
En la base de nuestras políticas seremos totalmente leales a los Estados Unidos de América, y a través de nuestra lealtad a nuestro país, redescubriremos nuestra lealtad con los demás.
Cuando abres tu corazón al patriotismo, no hay espacio para el prejuicio.
La Biblia nos dice: "Que bueno y agradable es cuando el pueblo de Dios vive unido".
Debemos hablar abiertamente, debatir nuestros desacuerdos honestamente, pero perseguir siempre la solidaridad. Cuando Estados Unidos está unido, Estados Unidos es totalmente imparable.
No debe haber miedo, estamos protegidos, y siempre estaremos protegidos. Estaremos protegidos por los hombres y mujeres grandiosos de nuestro ejército y por las fuerzas policiales y, más importante aún, estamos protegidos por Dios.
Finalmente, debemos pensar en grande y soñar con algo mucho más grande.
En Estados Unidos entendemos que una nación solo vive mientras se esfuerce.
No aceptaremos a políticos que solo hablen y no actúen, que se quejen constantemente pero nunca hagan nada al respecto. El tiempo de los mensajes vacíos llegó a su fin. Ahora llega la hora de la acción.
No permitan que nadie les diga que no puede llevarse a cabo. Ningún reto puede contra el corazón, el esfuerzo y el espíritu de Estados Unidos. No fracasaremos. Nuestro país crecerá y será próspero de nuevo.

Nos encontramos ante el nacimiento de un nuevo milenio, listos para descifrar los misterios del espacio, para liberar a la Tierra de las miserias de las enfermedades y para aprovechar las energías, industrias y tecnologías del mañana.
Un nuevo orgullo nacional nos va a guiar, hará que levantemos la mirada y curará nuestras divisiones. Es tiempo de recordar esa vieja sabiduría que nuestros soldados jamás olvidarán: que no importa si somos negros, cafés o blancos, todavía tenemos la misma sangre roja de los patriotas, todavía todos disfrutamos de las mismas libertades gloriosas y todos saludamos la misma y grandiosa bandera estadounidense.
Y si un niño nace en la expansión urbana de Detroit o en las llanuras azotadas por el viento de Nebraska, mirará el mismo cielo nocturno, llenará su corazón con los mismos sueños y respirará gracias al mismo Creador todopoderoso.
Así que a todos los estadounidenses, en cada ciudad cerca o lejos, pequeña o grande, de montaña a montaña y de océano a océano, aquí están palabras:
Nunca más serán ignorados.
Su voz, sus esperanzas y sus sueños definirán nuestro destino estadounidense. Y su coraje y bondad y amor nos guiará por siempre en el camino.
Juntos, haremos que Estados Unidos vuelva a ser fuerte.
Haremos que Estados Unidos vuelva a ser próspero.
Haremos que Estados Unidos vuelva a ser orgulloso.
Haremos que Estados Unidos vuelva a ser seguro de nuevo.
Y sí, juntos haremos que Estados Unidos sea grande de nuevo.
Gracias, Dios los bendiga y Dios bendiga a Estados Unidos".

(Tomado de CNN en español)

miércoles, 18 de enero de 2017

Verdades ocultas detrás del tapón migratorio de Obama


Todo parece indicar que Obama les ha jugado una mala pasada a los cubanos. Cerró la puerta a quienes han estado llegando a Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida. No más refugiados económicos, que escapan de un sistema político que no satisface sus necesidades.
Dicho así el asunto parece simple. No lo es. Todo lo contrario. La eliminación de la política “pies secos/pies mojados”, abre un nuevo e incierto escenario en el panorama político cubano. Es de suponer que ambos gobiernos tienen en cuenta sus repercusiones.
 
 
Las implicaciones legales de la normativa quedan a cargo de los especialistas. No es mi intención entrar en esos detalles. Tampoco quiero detenerme a analizar sus consideraciones éticas. Me interesa su repercusión política.
Ante todo vale la pena subrayar que se trata de la mayor repercusión interna que haya provocado en Cuba, un acontecimiento, desde la desaparición de la Unión Soviética. Ni la enfermedad y renuncia hace diez años de Fidel Castro y se reciente muerte han tenido las implicaciones de esta medida.
Varias preguntas se imponen en este caso. ¿Por qué la dictadura castrista parece tan complacida? ¿De verdad deseaba tanto detener ese flujo de cubanos al exterior? ¿Qué gana la dictadura con este tapón migratorio?
Lo cierto es que, de momento, pierde el aumento potencial de esa “fuerza de trabajo en el exterior”, en que se convirtió la emigración cubana de los últimos años.
Pierde millones de dólares que dejarán de fluir desde Estados Unidos hacia Cuba, en dinero en efectivo y bienes materiales. Pierde decenas de miles de cubanos que ya no vivirán en Estados Unidos para veranear en Cuba.
Dejemos que hablen las cifras. Un total de 341,841 cubanos entraron a Estados Unidos en los últimos tres años, según estadísticas de la Aduana y Protección Fronteriza de EEUU. La mayoría de ellos, dejaron atrás familia que mantener y con toda seguridad a quienes visitar tan pronto tuvieran en su poder la residencia estadounidense.
Todo eso se traduce en dólares. Desde una simple carga al celular, hasta el abastecimiento necesario para que los “emprendedores” en la isla puedan mantener sus negocios.
La emigración cubana a Estados Unidos ha sido tan beneficiosa para la dictadura, que cada año llegan a sus arcas dos mil millones de dólares en dinero contante y sonante, desde “las entrañas del monstruo”.
Hasta ahora esa cifra ha ido en aumento pero en lo adelante, ya no crecerá mucho más.
La eliminación del Programa de Refugio a los Médicos Cubanos, no compensará esa pérdida. La dictadura lo sabe. A fin de cuenta, los galenos cubanos que escapen de su trabajo en el extranjero, siempre podrán encontrar un espacio en el país donde se encuentre. Son profesionales y para ellos se abrirá alguna puerta, con mayor o menor dificultad.
Desde hace años el castrismo viene reclamando la eliminación de la Ley de Ajuste Cubano y la política de pies secos/pies mojados. Su principal alegato es que los privilegios que conlleva alientan la emigración ilegal. Los castristas claman que los cubanos abandonan el país por esa razón. Veremos que pasa ahora que ya no hay más problemas con los pies, ni secos ni mojados.
La Ley de Ajuste es harina de otro costal. Está ahí para facilitar refugio a los perseguidos políticos y parece que permanecerá por un largo tiempo. Además, los cubanos, como cualquier otro ciudadano del mundo, tienen siempre la opción de tocar las puertas de Estados Unidos, pidiendo asilo político, si de verdad lo necesitan.
Por ahora quedan flotando un para de interrogantes: ¿Se equivocó la dictadura al provocar el tapón migratorio? ¿A quien culpará ahora la dictadura de que los cubanos continúen escapando en busca de un mejor futuro? Porque, si de algo estoy seguro es que (parodiando a una vieja declaración del romanticismo revolucionario de los sesenta), “esa gran humanidad ha dicho basta, y ha echado a andar”.
Lástima que no decida liberar su tierra de malas hierbas para profundizar en ella sus raíces nacionales.

lunes, 2 de enero de 2017

El Timbeke. Blog de Pablo Alfonso: ¡La Cuba que cambió Fidel...para peor!

El Timbeke. Blog de Pablo Alfonso: ¡La Cuba que cambió Fidel...para peor!

¡La Cuba que cambió Fidel...para peor!

El pasado 30 de diciembre, el periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, publicó un reportaje titulado La Cuba que cambió Fidel, utilizando cifras estadísticas manipuladas y falsas, que mostraban a un país empobrecido y miserable.
 
 
 
La realidad no se dibuja solo en blanco y negro. Tiene matices. Pero los propagandistas del castrismo, cada día son más baratos. No son ideólogos, son eso, propagandistas baratos, porque el castrismo nunca ha sido una ideología.
 
Aquí van respuestas, para quienes quieran saber de verdad en que convirtió Fidel Castro la Cuba que gobernó, como su finca privada, desde 1959.
 
Los datos son verificables en los Anuarios Estadísticos de la época...A ver si usted tiene suerte y en las bibliotecas cubanas, los dejan revisar. 
 
1) Cuba, por sus reservas de oro, dólares y valores convertibles en oro, era el tercer país de Latinoamérica con mayor solidez monetaria, detrás de Venezuela y Brasil
 
2) Cuba tenía la inflación más baja de Latinoamérica, con 1.4 por ciento. La media la tenía México, con 7.8 por ciento, y la más alta era la de Bolivia, con el 63 por ciento.
 
 
 
3) Cuba ocupaba el cuarto lugar a nivel mundial en el porcentaje de salario recibido por obreros y empleados cubanos en relación con el ingreso nacional.
1.- Gran Bretaña: 74 por ciento.
2.- Estados Unidos: 71 por ciento.
3.- Canadá: 68.5 por ciento.
4.- Cuba: 66 por ciento.
5.- Suiza: 64.4 por ciento.
 
4) Cuba ocupaba el primer lugar en este Hemisferio en la distribución de las tierras, por el tamaño de las fincas.
1.- Cuba: 56.7 hectáreas.
2.- Estados Unidos: 78.5 hectáreas.
3.- México: 82 hectáreas.
4.- Venezuela: 335 hectáreas.
5) Cuba, con 0.86 cabezas de ganado vacuno por habitante, ocupaba el octavo lugar en Latinoamérica
 
6) En producción de carnes (vacuna, porcina y caprina) por libras por habitante, Cuba ocupaba el tercer lugar en el continente, con 95 libras, superada solamente por la Argentina con 304 y Uruguay con 245
 
7) Cuba ocupaba las siguiente posiciones en la producción de minerales en 1958
                                             En el mundoEn el continente americano
Cobalto:                                   primera                 primera
Níquel:                                     segunda                segunda
Cromo:                                    octava                   segunda
Manganeso:                            octava                   segunda
Cobre:                                     undécima              sexta
 
8)  Cuba ocupaba el primer lugar, en el consumo de pescado fresco en el continente con 5.6 libras, per cápita mensual seguida de los Estados Unidos con 5.4
 
 
 
9) Cuba ocupaba el tercer lugar, en el consumo de calorías por persona en Latinoamérica con, con 2.682 calorías, superada solamente por Argentina con 3.106 y Uruguay con 2.991.
 
 
10) Cuba ocupaba el tercer lugar en el número de habitantes por teléfono con 28, superada sólo por Argentina con 17 y Uruguay con 25. Brasil ocupaba el séptimo lugar, con 63 y México el noveno, con 75.
 
11) Cuba ocupaba el tercer lugar en el número de habitantes por automóvil con 27.3, superada por Venezuela con 17.4 y Uruguay con 23.2.  México se situaba en el octavo puesto, con 52.4 y Brasil en el 19, con 62.4.
 
12) Cuba era el segundo país en número de habitantes por radio-receptores con 5.0, superada sólo por Uruguay, con 4.6.
 
13) Cuba ocupaba el primer lugar en número de habitantes por televisor con 18, seguida de Venezuela con 32, Argentina con 60 y México con 70?
 
14) Cuba ocupaba el tercer lugar en número de radioemisoras con 160, superada por Brasil con 593 y México con  417
 
15) En número de estaciones transmisoras de televisión, Cuba ocupaba en 1958 el tercer lugar con 23 Brasil tenía 26 y México 23.
 
16) ¿Sabía usted la relación entre el número de salas de cine y el número de habitantes en los países de Latinoamérica?
 
1.- Argentina: 2.531-14.
2.- Cuba: 600-16
3.- Venezuela: 575-16
4.- México: 2.437-2 2
 
17) ¿Sabía usted la relación entre el número de periódicos y la relación de habitantes por ejemplar en Latinoamérica?
1.- Uruguay: 32-6.0
2.- Cuba: 58-8.0
5.- Argentina: 140-11.5
13.-México: 162-27
 
18) Cuba contaba en 1958 con 97 hospitales públicos con 21.141 camas al servicio de la población, de forma gratuita.
 
 
19)  Cuba tenía en 1958 un total de 64.231 médicos ejerciendo su profesión y en número de habitantes por médico,  Cuba ocupaba el segundo lugar, con 980, superada solamente por Argentina con 840. México era el sexto con 2.200, y Brasil el séptimo, con 2.500.
 
20) En habitantes por dentista, en Cuba ocupaba el tercer lugar, con 2.978 superada solamente por Uruguay con 1.940 y Argentina con 2.000. Chile ocupaba el sexto puesto, con 4.650.
 
21) En el coeficiente de mortalidad por millar en el continente americano, en 1958, Cuba también ocupaba el primer lugar
1.- Cuba: 5.8
5.- Argentina: 8.1
6.- Canadá: 8.1
11.- Estados Unidos: 9.4
15.- México:11.6
 
22) Cuba contaba en 1958, con 13 universidades; 21 institutos de segunda enseñaza; 19 escuelas normales de maestros; 14 escuelas del hogar; 19 escuelas de comercio; 7 escuelas de artes plásticas; 22 escuelas técnicas e industriales entre otras y 6 escuelas de periodismo y publicidad.
 
23) Cuba era el país que dedicaba mayor porcentaje del gasto público para la educación, con el 23 por ciento.? Argentina ocupaba el tercer lugar, 19.6 por ciento; México el séptimo, con 14.7 por ciento.
 
24) Cuba tenía en 1958 un kilómetro de vía férrea por cada 8.08 kilómetros cuadrados.
 
30) ¿Sabía usted que el salario promedio diario en el sector agrícola en 1958, calculado en dólares, a nivel mundial era el siguiente:
1.- Canadá: $7.18
2.- Estados Unidos: $6.80
3.- Nueva Zelanda: $6.72
4.- Australia: $6.61
5.- Suecia: $5.47
6.- Noruega: $4.38
7.- Cuba $3.00
8.- Alemania Federal: $2.57
 
31) ¿Sabía usted que el salario diario promedio en el sector industrial en 1958, calculado en dólares, era el siguiente:
1.- Estados Unidos: $16.80
2.- Canadá: $11.73
3.- Suecia: $ 8.10
4.- Suiza: $ 8.00
5.- Nueva Zelanda: $ 6.72
6.- Dinamarca: $ 6.46
7.- Noruega: $6.10
8.- Cuba: $6.00
 
32) Desde 1933 los trabajadores cubanos gozaban de una  jornada máxima de trabajo de 8 horas al día con 44 horas a la semana y le pagaban por 48 horas. Todos los trabajadores tenían un mes de descanso retribuido por cada once meses de trabajo.
 
33) ¿Sabía usted que Cuba tenía la ley de maternidad obrera más avanzada del mundo? Las trabajadoras cubanas tenían derecho a 6 meses de descanso en total, antes y después del parto; cobraban el cien por ciento de su salario, y podían solicitar 6 meses más, cobrando el 50 por ciento de su salario. Esto no lo pagaban los empresarios ni las grandes compañías. Era subvencionado por el 0.09 por ciento, impuesto que se le cobraba mensualmente a todos los trabajadores.
 
Datos publicados en el blog Desde La Habana. www.desdelahabana.net
 

viernes, 23 de diciembre de 2016

La ruta haitiana de los emigrantes cubanos para llegar a EEUU



El año 2016 concluye con la mayor cifra de emigrantes ilegales que han salido de Cuba en busca de la frontera de Estados Unidos en los últimos 22 años.

Si en 1994, la llamada “Crisis de los Balseros” produjo un éxodo marítimo que arrojó al Estrecho de la Florida, a 24,000 cubanos (sin contar los que murieron en el intento) este año la cifra es tres veces mayor.

La estadísticas más recientes de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP por sus siglas en inglés) mostraban que entre el 1 de octubre de 2015, cuando comenzó el presente año fiscal, hasta el pasado 11 de julio, 44.353 cubanos llegaron a EE.UU. Hay que agregar a esas cifras los que llegaron desde esa fecha hasta el 30 de septiembre, cuando concluyó el período 2015-2016.

A los que llegaron a EE.UU debemos sumar también los balseros interceptados en el mar por el Servicio de Guardacostas y que fueron repatriados a Cuba. En todo el año fiscal 2016, sumaron 7 411; y desde el 1 de octubre a la fecha, las cifras oficiales son de 1,057 cubanos.

La Guardia Costera informó el día 21 que sólo en el mes de diciembre, hasta esa fecha, un total de 541 cubanos han intentado emigrar a Estados Unidos por mar.

La emigración ilegal cubana llega a EE.UU por diversas puntos. La frontera de México, la de Canadá por Búffalo y Seattle, las costas del Sureste de la Florida y también la de Puerto Rico.

A medida que la crisis migratoria se expandió por Centroamérica, los países de la región, cerraron sus fronteras al tránsito ilegal de cubanos en 2016. Las habituales salidas tomando a Ecuador o Guyana como punto de partida en la ruta Centroamericana está prácticamente anulada. La travesía marítima por el sur, con escala en las Islas Cayman o directamente hasta Honduras, es siempre la opción más peligrosa.

No obstante los que buscan salir de Cuba ensayan cada día nuevas rutas, y Puerto Rico parece ser, por ahora, la opción que está en la mira de los que quieren dejar atrás la sociedad comunista cubana.



La ruta haitiana de los emigrantes cubanos está recién estrenada, aunque desde hace años el peligroso cruce de República Dominicana a Isla Mona, Puerto Rico, ha sido ocasionalmente utilizada por los cubanos.


Johnny Morales, director de Operaciones de Operaciones Aero-marítimas de CBP en el Caribe informa a través de un comunicado de prensa, que en el año fiscal 2016 la Patrulla Fronteriza ha detenido 319 migrantes cubanos en las playas de Isla de Morna.

Según Morales las autoridades se han percatado de que los cubanos han empezado a superar en número a los dominicanos y haitianos que procuran llegar por mar a Puerto Rico provenientes de República Dominicana, a unos 100 kilómetros al oeste de la isla.

Durante sendos viajes realizados a Puerto Rico y República Dominicana, tuve la oportunidad de conversas con algunos de los cubanos llevados desde Isla de Mona al Puesto de Aguadilla en Puerto Rico, y también con cubanos residentes en Dominicana, sobre el tema.

En esencia todo comienza en La Habana, donde los cubanos obtienen visado para viajar como turistas a Haití. Una vez en territorio haitiano, los cubanos se sirven de traficantes que los ingresan a territorio dominicano, aunque algunos se arriesgan por su cuenta a través de la peligrosa frontera.

Del lado haitiano la ruta comienza desde el extremo norte de la frontera frontera dominico-haitiana. Dajabón, es el principal cruce fronterizo entre ambos países en ese punto de la Carretera Internacional, un eufemismo para un polvoriento camino que atraviesa, Dajabón, Jimani, Pedernales y aldeas cargadas de miseria El objetivo casi siempre es Pedro Santana, más al sur, donde un puente sirve de frontera sobre el caudaloso río Artibonico.



Los mejores días, para cruzar hacia Dominicana, aseguran los entendidos son aquellos en que funciona el mercado binacional, sobre todo el de Tiroli.

En Dominicana, los cubanos viven como ilegales mientras contactan a las mafias traficantes que los embarcan en las tradicionales yolas hasta Isla de Mona. El “crucero” no es nada confortable y mucho menos seguro. También es costoso: Entre ocho y diez mil dólares.

Hay un dato importante que describo como un alerta. Me lo comentó Enrique, en una playa dominicana, mientras narraba la experiencia de un amigo que salvó la vida de milagro. Ellos contactaron a los traficantes “equivocados”. 

Cuando llegaron al punto de salida, los desvalijaron, los dejaron a la deriva en una yola sin motor…milagrosamente salvaron la vida, aunque una mujer que iba en el grupo corrió peor suerte: la violaron repetidamente.

La ruta haitiana hacia Estados Unidos puede ser una via posible, pero como tantas otros caminos ilegales, no la aconsejo.