jueves, 3 de enero de 2013

Llegó la hora de Angel Carromero




Angel Carromero está en España. Al momento de escribir estas líneas todavía permanece en la prisión de Segovia, donde ya ha sido visitado por familiares y amigos. Por lo pronto de seguro se comió las uvas el 31 de diciembre y los Reyes Magos tendrán para él, alguna que otra sorpresa.

Carromero era el conductor del vehículo siniestrado el 22 de julio cerca de Bayamo, y que le costó le costó la vida a los opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero. Los acompañaba el sueco´Jens Aron Modig, quien asegura que estaba dormido cuando ocurrió al accidente. Modig regresó a Suecia días después, pero Carromero fue condenado a cuatro años de cárcel el pasado 5 de octubre. La pasada semana, en virtud de tratados vigentes y una discreta diplomacia política, Carromero fue repatriado a España.

Esta es en apretada síntesis la historia oficial.

Para el régimen castrista la muerte de Payá y Cepero fue causada por la imprudencia de Carromero, que conduciá a exceso de velocidad en una vía en construcción.

Los familiares de Payá y los dirigentes del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) dicen que mensajes de texto, enviados a Suecia desde los celulares de Carromero y Modig, daban cuenta de que un auto los golpeó y los sacó de la vía, provocando el accidente.

Así se lo dijo la española Cayetana Muriel Aguado, a Carlos Payá y Regis Iglesia, cuando se reunió con ellos en la sede del MCL en Madrid, la noche del 22 de julio. Muriel fue informada de esos mensajes por Anikka Rigo desde Estocolmo. Ambas son dirigentes del Partido Demócrata Crisitiano de Suecia.

En un video mostrado a la prensa extranjera en Cuba el pasado 30 de julio Carromero afirmó que se trató de un accidente de tráfico y que el automóvil no fue embestido por otro vehículo.

Lo que dijo Carromero entonces, no importa mucho. Lo que diga ahora, sí tiene  valor. Ya no está sometido a la presión de la dictadura castrista. Ahora es el momento de demostrar si lo que afirman los familiares de Payá y los dirigentes del MCL es o no cierto.

Hasta ahora la familia Payá dice que Carromero es inocente porque el accidente fue provocado por una persecución. Para Carromero ha llegado lo que en buen cubano se llama la hora de los mameyes. Es la hora de la verdad, de tirarse al ruedo y no como espontáneo, precisamente.

Hay dos muertos en este lamentable suceso. Si es verdad que existen esos mensajes, y Carromero no lo admite, entonces el joven político del Partido Popular no es inocente: es presunto culpable de encubrimiento.

Presunto digo, porque sería el momento en que los familiares de las víctimas o los dirigentes del MCL lo acusen de encubrimiento ante los tribunales españoles basado en los mensajes recibidos en Suecia desde los celulares de Carromero y Modig.

No hace falta una investigación internacional para determinar responsabilidades. Basta con una acusación formal. Que la justicia española investigue las llamadas que se hicieron desde el celular de Carromero en las horas trágicas del 22 de julio. Están registradas, sin duda alguna, las horas y los destinatarios.

Alguien ha estado mintiendo, deliberadamente, en este dramático episodio. Alguien oculta deliberadamente la verdad.Hay que llegar al fondo de este drama.
Es la hora de la verdad.



1 comentario:

  1. esperemos q se haga esa investigación. sería lamentable q España se confabule con Cuba para encubrir la verdad en la muerte de Payá.

    ResponderEliminar