jueves, 10 de enero de 2013

Maduro "madura" a Cabello

No hay dudas de que el vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, le dio la mala a su correligionario bolivariano, Diosdado Cabello. Lo "maduró" como se dice en el argot popular y arrabalero.

Todavía no está claro cómo el fornido sindicalista de espeso bigote oscuro se las arregló para desbancar a Cabello, quien de tonto no tiene un pelo, de la presidencia de la República cargo que le corresponde constitucionalmente, ante la ausencia de Hugo Chávez para juramentar su nuevo período presidencial, este 10 de enero.

Porque todo lo demás es una farsa pobremente montada. Provoca pena ajena el dictamen del Tribunal Supremo de Justicia, interpretando la Constitución y acomodando su veredicto a los intereses de Maduro, y con ellos a los de La Habana.

Provoca pena ajena comprobar cómo Maduro dirigió una carta a la benemérita Asamblea Nacional, diciéndole a los diputados, de parte de Chávez, que necesitaba tiempo para juramentar el cargo. Ni siquiera lo pidió el propio Chávez con su firma gomígrafa. Dice Maduro que Chávez dijo...fue todo.

Así que con el visto bueno del TSJ y la anuencia cómplice de los diputados oficialista y los militares entumecidos, se consume un golpe de Estado técnico, que deja el camino libre a Maduro, para ejercer la presidencia de Venezuela ante la ausencia indefnida de Chávez.

Es de imaginar que cuando llegue el momento el TSJ argumentará que ante el hecho cierto de que el presidente Chávez fue reelecto y su gobierno tuvo continuidad ininterrumpida, el vicepresidente Maduro, podrá concluir el período como Presidente hasta el 2019!!!!!!!! Ya lo veremos...

El mejunje político para que Maduro ejerza la presidencia de Venezuela sin pasar por las urnas, se cocinó en La Habana, con la colaboración de unos cuantos pinches venezolanos de asistentes.

Antes de concluir este comentario, agrego ésta observación:  Recordar que Chávez pidió a los venezolanos VOTAR por Maduro como presidente, si acaso él (como ya lo presentía) no regresaba al gobierno.

Parece que Chávez si interpretó correctamente la Constitución vigente. Sabía que su ausencia otorgaba a Cabello la presidencia provisional, y lo obligaba a convocar a elecciones en un plazo de 30 días. El presidente Chávez, que juró por primera vez su cargo sobre una "Constitución moribunda", sabía que en esta ocasión el moribundo era él y  creyó quizás que su Constitución bolivariana sería respetada por lo suyos.Que pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario