martes, 1 de enero de 2013

Un timbeke que no es el timbeque acostumbrado




El vocablo timbeque tiene diferentes definiciones pero un mismo origen.

En su glosario de Afronegrismo, publicado en 1924, el renombrado etnólogo cubano, Fernando Ortiz, dice que timbeque es una voz de raiz bantú, derivada de timba, equivalente a juego y también a baile de negros ruidosos.

Así que los negros traidos de Africa como esclavos, importaron su lengua bantú a Cuba  y el Caribe y de ella nos llega la tumba, de tumbadora, la timba de juego y de baile .

Timbeque tiene, además, otra aplicación. En su ensayo Habla popular cubana, compilación y notas, la profesora Concepción T. Alzola, recoge la expresion qué pasa en el timbeque? y la define como “saludo”.

El habla popular le incorporó al saludo un toque de curiosidad. Un apremio por la novedad, interés por conocer el último y más importante acontecimiento. Qué bolá, que hay de nuevo en el timbeque?

Timbeque es también un cervecería en Las Palmas de Gran Canarias y un humilde barrio que se levanta en la rivera del Ozama al este de Santo Domingo, capital de la República Dominicana. Es un conjunto musical en España y un rancho en México.

El timbeke que le da título a esta bitácora tiene otro origen. Es con “k”. Nace cuando la primera ocupación estadounidense de Cuba. Se consolida en torno a ese “time-book”, donde los criollos empleados en la administración pública, hacían tiempo antes de comenzar la jornada laboral. Era un coro de todo tipo de intercambio. Hoy sería un chat o una red social.

Timbeke es una corrupción idiomática del time book. Tiene el mismo origen extranjerizante de esa frase enigmática y original, que los habaneros acuñaron cuando la ocupación inglesa en 1762.

La hora de los mameyes, describe con burla a los soldados ingleses, que con sus uniformes rojinegros, patrullaban las calles de La Habana después del cañonazo de las nueve.

Los cubanos utilizan hoy la frase para señalar un momento culminante, definitorio. La hora de los mameyes, equivale a un tiempo decisivo y crucial.

Este timbeke llega a la hora de los mameyes.

1 comentario:

  1. no se puede vivir en el pasado , pero uno como los aboles se sotiene en sus raices.

    ResponderEliminar