domingo, 11 de agosto de 2013

Cardenal Ortega pide canonización de Arzobispo Romero

El cardenal cubano, Jaime Ortega, enviado especial del Papa a El Salvador pidió hoy la canonización del Arzobispo salvadoreño, Oscar Arnulfo Romero, asesinado durante la violencia política que asoló a esa nación centroamericana en la década de los 80.

Así lo reportó la Prensa Gráfica de San Salvador

El cardenal cubano y enviado del papa Francisco, Jaime Ortega, pidió hoy en una eucaristía por el centenario de la arquidiócesis de San Salvador la canonización del asesinado arzobispo salvadoreño, Oscar Romero.

 
"Pedimos al Señor para él (Romero) el honor de los altares", manifestó el arzobispo de La Habana durante la homilía del acto celebrado en un complejo deportivo de Santa Tecla (centro).
 
Ortega presidió en su condición de enviado papal la misa de clausura del V Congreso Eucarístico Nacional y de festejo de los 100 años de la creación de la arquidiócesis de la capital salvadoreña por el papa Pío X en 1913.
 
El representante del Vaticano en El Salvador, Léon Kalenga; el arzobispo de Tegucigalpa, cardenal Oscar Rodríguez; los obispos locales y de otros países centroamericanos; decenas de sacerdotes y seminaristas, y miles de feligreses participaron en la eucaristía.
 
Ortega recordó en la homilía que la última cena de Jesucristo con sus discípulos estuvo rodeada de un "ambiente de dolor y sospechas".
 
"El ambiente de esta cena cargada de tensión nos hace pensar en la última eucaristía que monseñor Romero no pudo concluir; ahora, en esta celebración, lo sentimos a él cercano a nosotros y pedimos al Señor para él el honor de los altares", añadió el cardenal cubano.
 
Romero fue asesinado por un francotirador desconocido cuando oficiaba una misa en la capilla de un hospital de San Salvador el 30 de marzo de 1980 y está en proceso de canonización en el Vaticano.
 
Ortega abogó por que "la eucaristía celebrada cada día" y "aquella eucaristía que no pudo concluir monseñor Romero traigan a este querido país, que lleva el nombre del mismo Salvador del Mundo, un gran deseo de reconciliación, un rechazo total de la violencia y una siembra de paz en los corazones y en la sociedad".
 
La eucaristía culminó con una corta procesión en el mismo complejo deportivo.
 
El V Congreso Eucarístico Nacional, que siguió a los celebrados en los años 1942, 1964, 1992 y 2000, incluyó desde el pasado día 8 diversas actividades de índole religiosa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario