martes, 24 de septiembre de 2013

Desde la cuna del Bayardo, con humor y sorpresa

Enrique Milanés publica esta nota en su blog, El caiman sin muela, dando cuenta de una medida impuesta a los camagueyanos que transitan por el Centro Histórico de la ciudad.


No cuento más porque el autor nos describe cómo esa medida afecta a los nacionales y se pregunta que pasará con los turistas que visiten la ciudad de los tinajones.

"¿Por qué? Porque si a un mulato oriundo de la ciudad se le sanciona el atrevimiento, yo supongo que al pálido visitante que muestre sus pantorrillas entre el Tínima y el Hatibonico la insolencia le cueste unos cuantos euros", dice el periodista-bloguero.

Si el lector quiere enterarse del cuento completo lo invito a pinchar en:

El caimán sin muela: Ciudad en pantalones: Ya lo sintió en carne propia el filoso Pedro Navaja: la vida nos da sorpresas. Acabo de enterarme, por la nota de un amigo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario