miércoles, 9 de octubre de 2013

Cuba dice: ¿Berrea o está muda?


El espacio Cuba dice, que transmite dos veces por semana el Noticiero Nacional de la Televisión Cubana, parece que no cumple las expectativas que generó su salida al aire hace apenas unas semanas.

Lo que se promocionó como un espacio abierto a las críticas y al debate ha quedado encerrado en el estrecho límite de las barreras políticas, la autocensura, y en el más de lo mismo. Hasta ahora, lo más positivo de Cuba dice es lo que dicen en sus blogs personales los periodistas cubanos, que están cansados de esos esquemas, que duran ya poco mas de medio siglo.



Este Timbeke publica hoy dos ejemplos de ese debate. Hay muchos en el ciberespacio cubano, pero "no hay cama pa' tanta gente". Así, pues, resumo esos comentarios y les dejo el enlace para cada uno de ellos.

Rafael Escalona en su blog El microwave dedicó al tema un comentario titulado Cuba berrea en el que apunta, entre otrs cosas:

"El periodismo, ‘Cuba dice’, es otra cosa, el periodismo es llegar a la raíz (y para llegar a la raíz hay que recorrer las ramas y el tronco), valorar la multicausalidad de un problema, ponerle nombres a sus responsables y no soltar prenda hasta verlos caer. Lo otro es la amplificación del dolor, y eso, resolver, lo que se dice resolver, no resuelve un carajo".


Alejandro Rodriguez en su blog Alejo3399 aporta más ideas al debate en u comentario titulado Cuba muda, al que invite visitar, aunque no me resista a citar estos párrafo.

"Yo quisiera que Cuba dice acaso el único experimento de discurso crítico al cual ahora mismo tienen acceso todos los cubanos, trascendiera el quejido canino por un boniato del agromercado y la vieja tángana por la cola en el Registro Civil. Que llegaran profundo en ese anhelo de todos que es tener acceso irrestricto a la información, al Internet, y otros quereres de naturaleza espiritual. Que investigaran sobre la telefonía móvil prohibida para el bolsillo del trabajador en pleno 2013; que hablaran del salario, de la doble moneda, de los precios de las TRD, y de las otras dificultades mayúsculas de esta nación, que por espinosas la prensa suele evitar. Que el agua les llegue al pecho si es que van a hablar de un bache, y si van a protestar porque los afectados del ciclón Flora aún no tienen la vivienda prometida, pues que lo hagan con el filo necesario para encontrar la dinámica fallida, el discurso mentiroso, o como pide Rafael, ponerle nombres a sus responsables y no soltar prenda hasta verlos caer. Se habla de asuntos muy serios, y hacerlo de mentiritas es faltar al respeto que merece la gente de este país, muy cansada ya de las tangentes.

No va a importar que una Cuba diga, chille, berree o patalee, mucho o poco, mal o bien, en el Noticiero de las 8:00 pm, mientras haya otra que se quede muda, ciega y sorda, con la tranquilidad del desahuciado ante los roles de la prensa".

No hay comentarios:

Publicar un comentario