sábado, 19 de octubre de 2013

Tranquilo, Alejandro, tranquilo...


Alejandro Rodríguez Rodríguez, autor del blog Alejo3399, se matraquilló. Al menos todo parece indicarlo. En uno de sus más recientes comentarios, titulado Matraca, mia, Alejo explota contra lo que pudiera interpretarse como alguna advertencia, de no  aclara quien, a propósito de lo que el bloguero escribe en su sitio digital.
“En este blog se trata entonces, además de participar, de alfabetizar con humildad desde lo que se piensa correcto, usando el sincero ejercicio de la opinión de un ciudadano cubano al que no le da la gana de callarse todo lo que le pasa por el cerebro: le han dicho desde niño que le asiste tal derecho, y el ciudadano se lo ha creído, y se lo seguirá creyendo mientras las circunstancias no le demuestren lo contrario”, aclara al respecto Alejo3399.
 
Tras hacer referencia a cierta amenaza de un lector de su blog, Alejo deja claro -con palabras contundentes que no dan espacio para las dudas-, que su familia, y sus amigos son más que sagrados, en cualquier debate.
“El día en que alguien pretenda hacerme notar, por métodos impropios en tiempo y espacio (impropios incluso del honor y la entereza de los hombres) que mi derecho al libre ejercicio del criterio no es cierto, que es solo un cuento y una demagogia, pueden saber los lectores, sean del tipo que sean, que no podré sino utilizar el mismo derecho de siempre a interpretar la realidad en que vivo, y a compartirla luego en la red, como mismo se ha hecho aquí hasta ahora, avalado por las leyes de mi país”, advirtió.

La Matraca mia es mucho más extensa y  explicativa, y además, no es un asunto meramente personal sino que, por el contrario, se inscribe en la realidad social de la Cuba de hoy. Por eso invito a los lectores a visitar su blog. Si no lo hizo al principio, por favor haga click aquí..

No hay comentarios:

Publicar un comentario