jueves, 12 de diciembre de 2013

Bloguero cubano recita su mea culpa

El periodista y bloguero Darío Alejandro Escobar, autor del blog Un Guajiro Ilustrado, volvió a escribir hoy luego del escándalo provocado por su post denunciando la existencia de videos pornográficos en una escuela secundaria habanera.



Después de las críticas y el silencio, viene ahora la autocrítica del joven bloguero. Está escrita con altura, teniendo en cuenta todas las circunstancias del caso. El Timbeke, reproduce su introducción y les deja a sus lectores la posibilidad de leer todo el comentario con este enlace.

Esto es lo que escribe Darío.
 
Es preciso aclarar- antes que todo- que NO me arrepiento de escribir el post anterior. Me arrepiento de la manera en cómo lo enfoqué, sin rigor periodístico, ni fuentes, ni fechas, ni lugar. Sin apoyarme en el talento y la experiencia de algún profesor que me guiara
.
De todas formas, por razones de fuerza mayor, dígase quizás cobardía, pues me toca muy de cerca, no revelaré la fuente en público, porque existe la posibilidad de poner en peligro su integridad física. Solo diré que las fotos fueron tomadas el 15 de junio del 2009, no en el 2007 como sugieren algunos.   Y son reales, sobrar hablar de eso.

Es necesario confesar que he recibido grandes y duras lecciones –personales, éticas, profesionales, intelectuales, pedagógicas y revolucionarias- durante estos dos últimos meses.

Sin dudas, la más influyente entre muchas, por su contundencia argumentativa,  me fue comunicada como opinión firme y sincera, durante una conversación intensa, por la persona que, profesionalmente hablando, más admiro en este momento: Raúl Garcés Corra, Decano de la Facultad de Comunicación y ex tutor de mi antigua tesis. Me hadicho, como profesor molesto hacia su estudiante torpe, que “el problema no es que lo publicaras  Darío, sino que no utilizaste todas las herramientas periodísticas que te he hemos proporcionado durante todos estos años para pensar. Eso es imperdonable…. Por tanto, ahora estudiarás la importancia de la ética, la responsabilidad y la cultura profesional de los periodistas, estudiantes y graduados, en un contexto tan complejo como en el que trabajamos: el de internet y las nuevas tecnologías.”  Cito directo porque nunca se me olvidarán esas palabras. Las llevaré cinceladas en mi mente toda la vida. Ahora solo me queda hacerlas valer. 

El texto que les dejo para que (re)lean, fue escrito hace más de cuarenta años por uno de los periodistas y escritores más extraordinarios de este continente. Está dedicado a los “testaferros del discurso”, esos que sin tener el valor de escribir (o decir) un texto audaz- aunque las herramientas les sobren- se creen con la autoridad moral y profesional para enjuiciar los intentos desesperados de hacer algo diferente a lo que leemos todos los días en este país. A esos, no les voy a mentir, yo los desprecio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario