domingo, 12 de enero de 2014

El tema racial en Cuba visto por un marxista

No se sorpenda por el título amigo lector. Sí, todavía quedan marxistas por el mundo.

Y en el caso de Cuba algunos de ellos casi están en la oposición. Es decir, en el caso de esos marxistas, poco cuentan en el gobierno, porque hace rato ya que eso de marxismo-leninismo, es un viejo cuento de camino.

A fin de cuentas, siempre fue una coartada ideológica para vestir políticamente a una dictadura dura y pura, pero eso es ya pasado. Y no tengo interés en ese debate sin futuro. Vamos a lo inmediato.



Resulta que Esteban Morales es uno de esos marxistas que quedan en Cuba. Un academico inteligente, sin dudas, que en un tiempo dicen que trabajó como analista de inteligencia y se especializó en el tema de las relaciones Cuba-EE.UU. De aquella, su época dorada como academico que transitó por varias universidades internacionales, data su libro en colaboración con el ex embajador norteamericano Wayne Smith.



Historias aparte Don Esteban se ha dedicado últimamente a un asunto más íntimo y cercano El problema racia en Cuba.

Discrepo en parte de algunos enfoques que Don Esteban hace en su post, sobre todo cuando se muestra con la rancia intolerancia del dogma. Sin embargo creo que para alimentar el debate no hay que censurar opiniones, aunque sean contrarias. Así que aquí está lo dicho por este academic cubano.

El blog Negra Cubana Tenía que ser, reproduce un comentario de Don Esteban que entre otras cosas reconoce:


"Existe una sistemática ausencia del tema racial  en el discurso político, que le resta fuerza para abordarlo,  y  que este sea objeto de discusión en las agendas de las organizaciones políticas y de masas. Este  discurso refleja  los intereses  de la población de un modo muy general, poco concreto, sin tomar en consideración las diferencias que provienen de los distintos grupos raciales existentes. El discurso político debe adquirir conciencia de expresar el  color, el  género, la  identidad cultural, para ser más completo, o de lo contario se quedara  en un espacio dentro del cual, en tendencia, alejado de la realidad social concreta, nadie lo podría  asumir  como propio.

Se ha producido la situación de rendir informes nacionales sobre el tema con errores conceptuales, como ocurrió recientemente con el caso del Informe de Cuba a la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra. Se decía de manera absoluta que la discriminación no es institucional y de que esta última sólo es el resultado de lastres históricos. Y yo pregunto ¿Quién  es responsable de que nuestras estadísticas sean incoloras, de que el color no esté en la escuela y de que apenas este en la televisión, no son acaso  instituciones  de nuestro estado y gobierno? En nuestras instituciones no existe una voluntad política expresa de defender la discriminación y el racismo, pero ocurre que de manera muy sutil se reproducen en las mismas. Y no son el fruto de lastres históricos, como también se dice en el Informe, sino el resultado  de imperfecciones que aun la sociedad cubana no ha logrado superar.
El tema racial ha pasado a ser un instrumento de subversión política interna, sin que se haya hecho lo suficiente  hasta ahora por contrarrestar esa situación".

El título del post es Factores para una solución de la problemática racial en Cuba. Para leerlo completo. Pinche aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario