jueves, 20 de marzo de 2014

Reivindicación del avestruz


Si usted es de los que piensan que el avestruz es un cobarde porque esconde la cabeza bajo tierra, para no enfrentar un problema peligroso está en el mismo error de todos los que hemos creído eso hasta ahora.

Resulta que el avestruz no es cobarde sino prudente. No esconde la cabeza por miedo sino que, la coloca sobre el suelo como mecanismo de defensa. Así es. El ave más grande que ha logrado sobrevivir hasta nuestros días (casi 2.5metros de altura) es moderada y pragmática, no arriesga nada.

Estudios científicos recientes han demostrado que eso de que el avestruz (Struthio camelus) esconde la cabeza bajo tierra es falso, un mito muy extendido.

Ocurre que, cuando se sienten en peligro, bajan la cabeza a ras de suelo para ocultar su largo cuello y confundir a los depredadores que no pueden distinguir la cabeza de su posible presa desde la distancia.

•    También bajan la cabeza a ras de suelo mientras empollan los huevos para ser menos visibles y ocultar en lo posible la ubicación del nido.

•    Por su parte, los polluelos estiran su cuello a lo largo del suelo al sentirse amenazados para ocultar su situación.

Lo cierto es que el único momento en que esta ave mantiene la cabeza bajo tierra —que no enterrada— es cuando los machos hacen el nido. Debido al gran tamaño de los huevos, de las hembras claro está, (unos 20 cm. de largo) y su elevado número (12 por hembra y varias hembras por nido) el agujero a cavar con el pico también ha de ser muy grande.

Así que ya no vale más aquello de poner de ejemplo al pobre avestruz, cuando se ignora la realidad para no tener que enfrentarla. De todas formas el avestruz deja la puerta abierta para los que necesiten una excusa: Se trata de precaución, de moderación, no de cobardía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario