domingo, 4 de mayo de 2014

Cuba: Polémica en la blogosfera

El Timbeke reproduce hoy este post publicado por Juan Antonio García Borrero bajo el título Sobre las polémicas y el blog, en la Pupila Insomne. Es una excelente contribución al debate. Sin duda esto confirma que el ciberespacio es, por ahora, un foro donde se pueden discutir ideas, atrapadas en otros espacios formales.

Agrego esta foto para ilustrar el comentario, que no está en el sitio original.



Archivo del Autor: Juan Antonio García Borrero

SOBRE LAS POLÉMICAS Y EL BLOG

Otra vez alguien deja en el blog un comentario que no publicaré, porque sería legitimar una modalidad de polémica que nunca me ha interesado.
Se trata de un ataque personal a un tercero. Lo de menos es el desencuentro. De hecho, me habría encantado contar con una versión contrapuesta a esas reflexiones que accedí a publicar. Pero siempre con los argumentos por delante.
Sigo insistiendo que en este blog todas las ideas son discutibles, porque ninguna idea, por humana, es divina. Y ninguna persona, por eruditos que resulten sus informes o reflexiones, tiene un punto de vista especial. Así que acepto que las ideas sean discutidas, pero las personas que las exponen (siempre que accedan a cumplir con las reglas mínimas de respeto que trato de custodiar como rector del sitio) en todo momento quedarán a salvo. No me importa si las personas viven en Camagüey, La Habana, Miami, o Madagascar.
Entiendo que como seres humanos siempre estaremos escribiendo desde una circunstancia descubierta antes desde la disposición afectiva más radical. Eso quiere decir que no aspiro a relacionarme en este sitio con personas que no son capaces de amar, odiar, expresar sus alegrías o sus desilusiones más puntuales. Y aunque persevero en mi empeño de que el blog no pierda de vista algo de su perfil académico, siempre me quedará claro que no hay conocimiento objetivo, y que la sabiduría va asociada al interés más personal, al más puntual.
Por otro lado, otras veces he confesado que he hecho mía aquello que anotaba Bourdieu: “Me expongo a contrariar a aquellos que, al elegir las virtuosas facilidades de encerrarse en su torre de marfil, ven en la intervención fuera de la esfera académica una peligrosa falta de la famosa “neutralidad axiológica”, erróneamente identificada con la objetividad científica. (…) Cueste lo que cueste, hay que hacer que las conquistas de la ciencia entren en el debate público, del que están trágicamente ausentes”.
Pero una cosa es eso. Y otra que yo acceda a convertir el blog en más de lo mismo. Quiero decir, en espacio donde apenas caben quienes piensan del mismo modo, convirtiendo todo lo que se dice en una suerte de interminable y altisonante coro. Dicho más claro aún: no tengo nada contra esos espacios (que abundan), y gracias a Internet, cada individuo puede crearse sus propias tribunas, pero este, mientras exista, no se prestará para la exclusión o la intolerancia pedestre.
Por supuesto que seguiré estimulando en este sitio la cultura del debate, porque además, pienso que es una práctica que deberíamos recuperar todos los cubanos (y no hablo solamente de los que viven dentro de la isla). Y como intelectual defenderé siempre el derecho al inconformismo, que es algo básico en la gestión de quienes se aprecien como tal. Mas como rector del sitio antepondré el presupuesto de la fraternidad al de la exclusión.
Si esto no le satisface a alguien, siempre quedará el recurso de no visitar este sitio que sigo insistiendo es estrictamente personal.
Juan Antonio García Borrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario