viernes, 13 de marzo de 2015

Otro post de Alejo3399, imposible de no reproducir.

Con su permiso, Alejo!

 

Manual urgente para futuros desconectados

Tomado de El Toque. RNW. http://eltoque.com/blog/19021
Por Alejandro Rodríguez Rodríguez



Este manual, en tus manos de estudiante, es una pieza de incalculable valor. Cuídalo, para que las próximas generaciones puedan utilizarlo. Con él aprenderás a sobrevivir sin Internet, dado el caso que suceda un desastre nuclear en la Tierra por culpa las Potencias Occidentales y haya que irse a vivir a Plutón, dejando atrás la infraestructura tecnológica que la humanidad ha logrado desarrollar.
Capítulo I: Cómo recordar cumpleaños sin Facebook
Con un Smartphone desconectado puedes utilizar la base de datos confidencial de clientes de ETECSA— un documento público y gratuito al alcance de todos— que ha sido transformada en aplicación y te notifica con puntualidad cada cumpleaños de los contactos en tu agenda, y en general de todo el que alguna vez pasara por ETECSA con su carné de identidad.
También puedes comprarte un almanaque de papel en alguna iglesia católica o usar el que edita el periódico Granma, y marcar allí con lápiz o plumón las fechas que te interesan. Cuida no dibujar sobre el rostro de los Santos o de los Héroes Sagrados, así como la ubicación de flechas y otras señales gráficas…Luego deberás poner una pegatina en la puerta del refrigerador, que te recuerde mirar en el almanaque de papel; y luego estampar un asterisco de tinta de lapicero en la palma de tu mano, que te recuerde mirar en la puerta del refrigerador….
La solución al problema de recordar cumpleaños es tener una cuenta de Facebook y revisarla constantemente, pero recuerda que ahora vivimos en Plutón tras el desastre nuclear que armaron las Potencias Occidentales.
Capítulo II: Cómo conseguir información y entretenimiento
Tienes que andar por ahí con una memoria flash en el bolsillo, copiando compulsivamente…
Toma y guarda lo que encuentres: no importa si es un estudio sobre la prevalencia del Síndrome de Asperger entre los bantúes de Somalia, o un Power Point sobre la incidencia del calentamiento global en las algas del Adriático. Siempre puede hacerte falta lo que menos imaginas, aunque la mayor parte de las veces te hará falta algo que aún no tienes.
La versión off-line de la Wikipedia es insustituible. ECURED no tanto: sus artículos suenan menos a “software libre”, porque se controlan demasiado.
Presta especial atención a documentos con números y tablas: los valores estadísticos son mercancía bien cotizada en un mundo sin Internet. Nota que una vez en Plutón ya no sabrás siquiera cuántas latas de leche condensada quedan para terminar el año, o quién se come cuántas y por qué.
Los jefes del nuevo planeta custodiarán la estadística porque “hay que protegerse del inminente peligro nuclear”. Aunque las armas nucleares quedaran destruidas en el viejo planeta, siempre es posible que algún potente occidental esté planeando desarrollarlas otra vez, ¡y de Plutón pa’ allá no hay más ná’…!
Capítulo III: Ligar off-line
Ligar siempre ha sido difícil, sobre todo si eres muy feo o fea. Compárate con modelos de revistas y sabrás si lo eres. Internet facilitaba el flirteo, pero a la larga siempre hubo que dar la cara de verdad y no la de una foto de perfil.
Recomendamos rescatar las prácticas descritas en los diarios de nuestros antepasados: compra alguno en un puesto de venta de libros de uso, pero evita a toda costa el enamoramiento basado en textos líricos de editoriales provinciales y/o “jóvenes creadores”. La guanajería metafórica es un exceso en cualquier circunstancia.
Los guajiros suelen ser buenos maestros en el arte de ligar a la antigua, en tanto han sabido vivir y multiplicarse copiosamente sin tecnología.
Capítulo IV: De las noticias
En Plutón habrá dos o tres periódicos de papel. Luego debes aprender a interpretar las noticias que llegan “desde arriba”. Por ejemplo, si el Diario de Plutón informa que la comunidad del cráter tal recién fue beneficiada con energía eléctrica, tienes que interpretar que antes no la tenía, y también imaginarte cómo fue la vida de esa gente sin electricidad; no hay que exigirle a la prensa que ofrezca todos los detalles. Además, para algo está el cerebro, un poco licuado acaso por la gravedad enrarecida, pero útil al final.
Asimismo trata de minimizar los efectos de la teoría de la conspiración: aprende a delimitar entre la simple sospecha y el absoluto delirio. Y comprende que las noticias (falsas, verdaderas, incompletas, enteras o semimanipuladas) solo sirven como variante de entretenimiento y modus vivendi de un puñado de periodistas, lo cual nada tiene que ver con tu existencia concreta.
Ultílogo: El Capítulo V del presente manual, titulado “Cómo no extrañar Internet sin Internet”, aún se encuentra en fase de redacción por incompetencia del especialista encargado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario