miércoles, 20 de mayo de 2015

Los verdaderos vínculos de espía mexicano con Fidel Castro



El periódico español El País, publica en su edición del 19 de mayo, una crónica un tanto novelada, sobre el informe desclasificado recientemente por las autoridades mexicanas, que explica en cinco páginas cómo el entonces capitán, Fernándo Gutiérrez Barrios, dirigió la operación de captura de Fidel Castro y sus seguidores quienes en junio de 1956, se entrenaban en territorio mexicano.

Sin embargo lo que omite El País en detalle, es quién fue Gutiérrez Barrios, el papel que llegó a jugar en la política mexicana y sus estrechos vínculos con la dictadura castrista.


Sobre Gutiérrez Barrios, escribí un extenso reportaje en El Nuevo Herald, el 12 de septiembre de 2003, a propósito de la inauguración en La Habana de un controvertido convento de la Orden de Santa Brígida, inaugurada por su abadesa general, Tekla Famiglietti.

Este es un fragmento de aquel artículo titulado Espía mexicano fallecido fue íntimo de Castro, que comparto ahora con mis lectores de El Timbeke y también en mi página de Facebook Eltimebke.

“El hombre que introdujo al empresario mexicano José María Guardia López y al cardenal Juan Sandoval, en el círculo íntimo de Fidel Castro era un viejo y discreto amigo del gobernante cubano, ya fallecido: Fernando Gutiérrez Barrios.

Según ha revelado el propio Castro, su primer encuentro con Gutiérrez se produjo en 1956, cuando preparaba en México la expedición del Granma. En esa época Gutiérrez era un joven oficial del ejército mexicano que arrestó a los expedicionarios, en un campo de entrenamiento.

''Transcurridos los años, el oficial llegó a ocupar destacadas responsabilidades en el país'', dijo Castro al inaugurar un convento de monjas a principios de este año en La Habana.

Gutiérrez Barrios murió el 30 de octubre de 2000, tras servir durante casi 50 años a los distintos gobiernos del PRI (Partido Revolucionario Institucionalista), casi siempre en las sensibles áreas de la inteligencia y espionaje. Graduado de capitán en el Colegio Militar,su trayectoria como funcionario público se caracterizó por la dualidad de su comportamiento. Hombre de finos modales y de mano dura; amigo de los cubanos y colaborador de la CIA.

Entre 1958 y 1970 fue responsable de la Dirección Federal de Seguridad. Durante doce años (1970-1982) fue subsecretario de Gobernación.
Hombre de equilibrios, Gutiérrez Barrios fue de manera simultánea, protector de la inteligencia cubana en México y, según The New York Times y The Washington Post, uno de los principales colaboradores de la CIA, entre 1973 y 1975.

Fue subsecretario de Gobernación bajo la presidencia de Luis Echeverría; gobernador de Veracruz; secretario de Gobernación con Miguel de la Madrid y finalmente senador por su estado natal de Veracruz.
Rosario Ibarra de Piedra, directora del Comité Eureka Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos de México, considera que Gutiérrez Barrios se llevó a la tumba importantes secretos sobre los desaparecidos en ese país.

''El supo muchísimo de todo eso y sus manos... la mano amiga que llamó Fidel Castro, era la mano de la represión en este país'', afirmó Ibarra poco después de su muerte.

La amistad que Castro mantuvo con el poderoso funcionario de la inteligencia mexicana, facilitó las acciones de apoyo que los diplomáticos cubanos en México dieron a los grupos subversivos latinoamericanos.
''Lo que para mi es todavía un misterio es la relación de Gutiérrez Barrios con los prelados católicos y el empresario Guardia López, porque él no era precisamente alguien muy vinculado a los círculos religiosos'', dijo una fuente diplomática mexicana que pidió no ser identificada.

El mismo Castro ofreció algunos detalles sobre el tema en el discurso pronunciado en La Habana el pasado 8 de marzo.

"En septiembre del 2000, Gutiérrez Barrios, como en otras ocasiones, realizó una visita a Cuba. Con él venía esta vez un distinguido grupo de religiosos católicos mexicanos. El interés de ellos era realizar un especial esfuerzo para tratar de poner fin al cruel bloqueo contra Cuba...''.

El artículo es más extenso y entra en otros detalles sobre la Orden de Santa Brígida, el cardenal Sandoval y sus amigos, pero eso es harina de otro costal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario